viernes, julio 21, 2006

Como Carajo Sobrevivimos a Nuestra Infancia?

Por mi cumpleaños un amigo me mandó esto que comparto con ustedes


  • Si viviste de niño en los años 60, 70 o principios de los 80....¿Cómo hiciste para sobrevivir?

  • De niños andábamos en autos que no tenían cinturones de seguridad, ni bolsas de aire, ni cauchos radiales, ni frenos ABS......y nos gustaba acostarnos en el espacio entre el asiento y el vidrio trasero.

  • Ir en la parte de atrás de una camioneta pick-up era un paseo especial y todavía lo recordamos.

  • Nuestras cunas estaban pintadas con colores brillantes de pintura a base de plomo, y las barandas se bajaban de repente y....nos íbamos de trompa.

  • No teníamos tapas con seguro para niños en las botellas de mistolin, ni en los potes de medicina,......gabinetes con puertas???,......no joda la cortina de cuadritos o floriá debajo del lavadero es lo que me acuerdo.

  • Cuando montábamos bicicleta no usábamos casco, ni rodilleras, ni guantes, ni lycras; lo que nos poníamos era mertiolate y curitas en las llagas que ya teníamos de la semana pasada, y si el pantalón nos lo agarraba la cadena???.....pa’l suelo y tremendo coñazo.

  • Tomábamos agua de chorro de la manguera del jardín y no una botella de agua mineral.

  • Gastábamos horas y horas construyendo patinetas de rolineras y nos agilábamos pa’ la bajá más arrecha de la urbanización, o pa’ la acera del cerro pa’ tirarnos desde arriba; en la mitad nos acordábamos de que esa mierda no tenía frenos. Después de darnos bollo que jode en los matorrales, aprendimos a resolver el problema, a frená con el talón.....Sí, nosotros chocábamos con matorrales, no con carros.

  • Salíamos a jugar “ladrón y policía” (con pistolas de plástico o de palo), también jugábamos “guatácalo”, “paralizao”,”fusilao”,”trompo”,”picha”(con pasadera o sin pasadera) con la única condición de regresar antes del anochecer, si no nos caían a coñazo limpio.

  • El colegio duraba hasta el mediodía, llegábamos a casa a almorzar y pa’ la calle otra vez. No teníamos celular....así que nadie sabía donde coño estábamos, pero nos pegaban un grito y salíamos corriendo pa’la casa.

  • Comíamos “cuca negra” con frescolita, al pan salao le abríamos un hueco con el deo y le echábamos “fresco”, pan dulce con mantequilla y mortadela, tomábamos la pepsicola como agua; ahora según y que tiene más azúcar y que contribuye al exceso de peso, pero antes nos manteníamos raquíticos porque siempre estábamos en la calle jugando....parecíamos espaguetis....

  • Compartíamos un “fresco” entre cuatro...tomando todos de la misma botella y nadie le paraba bolas...a nadie le daba bronquitis por esa guevoná.

  • No teníamos Playstations, Nintendo 64, X boxes, juegos de video, DirecTV, Intercable, videograbadoras, sonido soundrround, computadoras, lo único que teníamos era monopolio y de verga....aaah y un paquete de barajas con las que jugábamos 31, ajiley, carga la burra y el truco que jode. Y las muchachas con sus muñecas, la semana, el muñeco, el avión, la gloria,”yanquis”, huevo podrío y otro poco de marisqueras más....damas chinas

  • Salíamos en la bicicleta o caminábamos hasta la casa del amigo, y sin pararle bolas a nadie sencillamente sin tocar la puerta y allí estaba tu pana y salíamos a jugar.

  • ¡Ahí, afuera!, ¡En el mundo cruel sin un guardián!, ¿Cómo hacíamos?. Jugábamos pelota con chapita e’ refresco y un palo de escoba, o con pelota de tenis y hacíamos un guante de cartón de jugo, o pelota e’ goma a mano pelá, y si en alguno de los equipos que se formaban para jugar un partido no todos llegaban a jugar, no pasaba ningún desencanto y nadie se traumatizaba por eso.

  • Algunos estudiantes no eran tan brillantes como otros y cuando perdían el año lo repetían. Nadie iba al psicólogo, al psicopedagogo,nadie tenía dislexia, ni problemas de atención, ni hiperactividad, simplemente repetía por guevón y tenía una segunda oportunidad.

  • Teníamos libertad, fracasos, éxitos, responsabilidades...y aprendimos a manejarlos, a punta e’ coñazos...pero aprendimos.

  • La gran pregunta es ¿Cómo hicimos para sobrevivir? Y sobre todo para ser las grandes personas que somos ahora

  • ¿Eres tú uno de esa generación?


¡¡ FUIMOS UNOS CARAJITOS SUPERFELICES!!

9 comentarios:

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

"There are moments you remember all your live.
There are moments you wait for and dream of all your live.
This is one of those moments.
I will always remember this chair, that window, the way the light streams in. The clothes I'mm wearing, the words I'm hearing, the face I'm seeing, the feeling I'm feeling.
The smell, the sounds, will be written on my mind.
Will be whitten in my heart as long as I live!
This is one of those moments!"

Lo cantó, una vez, Barbra Streisand, eso te lo escribo hoy, digamos que es mi personal regalo para ti.

Todo lo mejor SIEMPRE para ti y los tuyos.

Ruben dijo...

FELIZ CUMPLEEEEEE!
espera un pelo que ya te alcanzo
:)

protheus dijo...

Feliz cumpleaños, amigo.
Transitar la senda de la felicidad es accideantado, pero vale la pena, como sé que has descubierto. espero estés con tus seres queridos enfrentando al dragón: el dealer de algún casino, lo que tanto te gusta.
Un abrazo afectuoso.

Troka dijo...

¡¡¡Happy birthday!!!!
Que pases un rico fin de semana celebrando tu cumple y que haya ganancia en la mesa!!
Un abrazo.

Adriana dijo...

Feliz cumpleaños más qeu atrasado...

El tocayo haciéndose propaganda pues!

Amiguito, aprovecho que paso por acá para decirte que mi nuevo dominio es http://cosascotidianas.com

Saluods

CABINA AÉREA dijo...

Un beso mi niño..si estás posteando, ya llegaste..con los bolsillos llenos de morocotas y una sonrisota...
Saludos a la familia y guardame mi pedazo de torta y el palo pa´la piñata (sabes, al estilo de serenata guayanesa).

Consuelo dijo...

Yo fui uno de ellos¡¡¡

Pagana dijo...

Que bueno el texto! es verdad, yo creci entre los 70 y los 80 y definitivamente no tenía nada de lo que tiene mi hijo ahora y fui una niña feliz...
Los tiempo cambian y las costumbres también, solo espero que mi hijo cuando sea grande haga la misma evaluación que yo de su niñez.

Un abrazo Carlos, y gracias por compartir ese texto.

Gerardo Rivero dijo...

Pues que razón tiene tu amigo!!!
Yo también fuí un niño de los 60, y nunca me enfermé de nada grave aunque siempre tenía algún bicho pegajoso en el el bolsillo y las manos muy sucias de jugar en el campillo de la lado de casa (que estaba a tope de sustancias hoy en día muy peligosas). En el colegio me acosaron y acosé, me llevé algún que otro sopapo de un maestro, un par de palizas en el patio, y dí algún que otro puñetazo, pero nunca necesité terapia ni asistencia sicológica.
No teniamos nada mas allá de un tirachinas y una bici oxidada, pero nos lo pasamos de gloria. ¡Y hasta aprobaba los cursos!

Saludos desde el sur de España.

Gerardo.