lunes, agosto 28, 2006

Home sweet home

Ya de regreso a casa, afortunadamente sin retrasos en los aviones ni en la carretera de regreso a Caracas. Todos los años por esta época salimos de vacaciones a la cercana isla de Aruba. El simple hecho de llegar a un diminuto país donde las cosas funcionan, las leyes de tránsito se respetan, las calles están limpias, hay conciencia ecológica, ya de por sí es un descanso al desorden reinante por estos lados.

Si a lo anterior le sumo unas excelentes instalaciones en el hotel, unas piscinas y unas playas espectaculares, deportes acuáticos, automercados de primera, muy buenos restaurantes y un clima excepcional, con un sol radiante y una brisa constante, entonces tenemos que estas han sido unas súper vacaciones.

Pero si a lo anterior le agregamos que jugué en 10 casinos, gané una buena cantidad de dinero, que entre otras cosas cubre los costos del viaje y mi nueva laptop, de donde les estoy escribiendo, debo decir que ésta vacaciones fueron INCREIBLES.

Los chicos también la pasaron muy bien, Ricardo, con la adolescencia en plena ebullición con un grupito de chicas (y chicos) espectaculares (hasta sentí un poco de envidia…) El pequeño también consiguió su grupito rápidamente y la verdad es que prácticamente los veíamos a la hora de comer.

Hay una atracción que de verdad la recomiendo, que es el submarino Atlantis. Un sumergible real con grandes ventanas que baja a buena profundidad. También jugaron en un mini golf de 18 hoyos, muy lindo y bien mantenido.

Gracias a la generosidad del Crystal Casino, mi esposa y yo cenamos en el restaurante Aquarius del hotel Renaissance. Un buffet de frutos del mar, langosta, cangrejo, variedad de pescados, buen vino, mejores ensaladas y postres y por supuesto un servicio de primera.

Así que bienvenidos sean todos a esta casa de nuevo. Ya me daré una vueltita por sus últimos escritos.



DSC01735





DSC01736





DSC01738




DSC01737

5 comentarios:

CABINA AÉREA dijo...

Que super que la pasaste tan bien -hasta con laptop-
Las fotos hermosas..besos

Consuelo dijo...

Que ricooo y los resultados mejores ...

Meta cumplida, descansar, ganar , disfrutar ...ahhh que bueno¡¡¡

Naky Soto dijo...

¡Que sabroso Carlos! Me alegra muchísimo que te haya ido tan requetebien. En 2005 Aruba celebró haber alcanzado por primera vez, dos millones y medio de turistas en un año. Esa isla cuya extensión territorial es la 4ta. parte de la isla de Margarita. Sin contar que Venezuela es el país que tiene más costa sobre el Mar Caribe, y de paso, tenemos otros destinos turísticos, en 2005 no llegamos a los trescientos mil turistas en un año... Sea por ese orden y concierto del que hablas, sea por unas instituciones diseñadas para hacer de la estadia, una memorable... siempre que leo estos relatos me da un no se qué en el corazón.

¡Que bueno tenerte de vuelta y con laptop!

Un abrazo de rana platanera,

P.S: ¿Que buenas fotos!

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Debe ser interesante conocer gente, charlar y arreglar el mundo, tomar unos tragos al borde del mar o la piscina, ganar en los casinos. Además, comprar estos aparatitos de “nueva generación”, comer rico, descansar y de paso que le salga casi de gratis.
Eso se llama tener unas vacaciones!!!

Estoy pensando seriamente programar mis vacaciones con Usted.

Todo lo mejor para ti y los tuyos siempre.

PS: Sobre tu comentario en mi blog -de paso muchas gracias por la visita, siempre es grato verte por allí-. Pienso que cuando uno deja de ser egoísta, y a la vez es capaz de ver más allá de nuestro ombligo y descubrir que podemos ayudar a otros, nuestros problemas los podemos ver con mayor claridad, analizarlos, estudiarlos, comprenderlos y buscarles solución. Aprendemos, además, que es bueno compartirlos con humildad y nada de arrogancia…, otros nos los pueden agradecer. En algo también estoy claro, cada quién llega a su destino según el camino que desee…, pero de vez en cuando, de vez en cuando, es bueno tener un mapa o una vaga idea del camino.

Pagana dijo...

Pero que lindas vacaciones querido Carlos!
Ahora hay que decirle bienvendo a lo cotidiano, que no es tan relajante como se ve en las fotos, pero seguro tiene su encanto :)

Un abrazo!!