sábado, mayo 06, 2006

Pimentones rellenos agridulces.

Esta es una receta que aprendí a hacer con mi abuela paterna y forma parte del repertorio culinario de la familia desde que yo me acuerdo. Yo he comido en muchos sitios y casas los pimentones rellenos, pero siempre los encuentro secos en general no son agradables a la vista ni su textura es agradable en la boca, en cambio, los que hacemos en mi familia tienen esa característica de que “uno no es suficiente”, son tan agradables a la vista, al olfato, y al paladar que no importa que uno este lleno, siempre quiere más.

Hay dos acompañantes clásicos para este plato: el arroz blanco o los “Spaetzle”. En el siguiente post la receta de los “Spaetzle”.

Los ingredientes:




  • Pimentones rojos (pimientos dulces, páprikas, bell peppers)

  • Puré de tomate (yo utilizo la salsa de tomate que hacemos todos los años, pero queda muy bien con el puré no concentrado de tomate enlatado)

  • Carne de res molida. Pídale a su carnicero que por cada ½ kilo de carne a moler agregue una chuleta de cochino (si es posible ahumada), esto le va a dar un sabor y una textura a la carne muy especial. También pida que se muela fino o que se pase dos veces por la máquina. Yo tengo un moledor de carne, y prefiero escogerla y molerla en casa.

  • Pan rallado.

  • Arroz blanco

  • Soda

  • Huevos

  • Azúcar.

  • Sal, pimienta

  • Limón (el verde, el algunas partes al verde le llaman lima y al amarillo grande le llaman limón, en otras es todo lo contrario).

  • Una remolacha pelada y cortada por la mitad.



No he indicado cantidades pues estas dependen de la cantidad de pimentones, calcule aproximadamente 150 gramos de carne por cada pimentón (si son de tamaño moderado).

Debe tener una olla grande donde quepan todos los pimentones, si no, tendrá que hacerlo en varias ollas.


La preparación:

Los pimentones y el relleno:
Cortar en círculo alrededor del tallo de los pimientos para lograr un agujero que permita meter los dedos para limpiarlos por dentro, retirar las venas blancas y todas las semillas. Esto es mejor hacerlo debajo de agua corriendo y así lavarlos bien. Colocar los pimentones boca abajo (con el agujero hacia abajo para que escurran).





En un recipiente colocar la carne molida, por cada kilo de carne agregar:

¼ de taza de soda.
2 huevos
1 cucharadita de sal y pimienta al gusto



Amasar con las manos y agregar el pan rallado poco a poco hasta que se forme una masa suave y que no se pegue a las manos.



Cuando la masa esté lista, agregue una cucharada de arroz blanco crudo por cada kilo de carne y mezcle amasando con las manos para que el arroz quede uniformemente distribuido en la carne.



Mi abuela decía que la soda le daba “volumen” a la carne y que el gas de la soda la suavizaba. No se realmente cual es el efecto de la soda pero alguna vez intenté hacerlos con agua en vez de soda y no quedan igual.

Rellenar los pimentones con la masa de carne hasta que queden bien copados. Si sobra carne, haga una bolas o albóndigas para cocinarlas junto con los pimentones, los niños que no son muy asiduos a comer cosas distintas, van a disfrutar mucho de las albóndigas y van atener el mismos sabor que el relleno de los pimentones. El gusto agridulce les va a recordar la comida china.




La salsa:,


En la olla donde va a cocinar los pimentones agregue suficientes puré o pasata de tomate como para llenar más o menos la mitad de la olla. Caliente hasta que esté a punto de hervir y pruebe y rectifique la sal. La salsa que nosotros hacemos ya tiene sal pero no siempre las enlatadas la tiene. Puede completar agregando el resto de la soda o un poco de agua



El proceso que sigue es muy subjetivo y depende mucho del nivel de agridulce que usted prefiere y de la acides de los tomates utilizados para hacer la salsa:

Agregue una cucharada de azúcar y mezcle bien para que se disuelva, exprima el jugo de un limón y mezcle bien, pruebe la salsa, agregue azúcar o limón hasta que tome el nivel agridulce que usted desea. Siempre deje cocinar unos minutos antes de cada prueba para asegurar que los sabores se han combinado bien.


El proceso que sigue es muy subjetivo y depende mucho del nivel de agridulce que usted prefiere y de la acides de los tomates utilizados para hacer la salsa:

Agregue una cucharada de azúcar y mezcle bien para que se disuelva, exprima el jugo de un limón y mezcle bien, pruebe la salsa, agregue azúcar o limón hasta que tome el nivel agridulce que usted desea. Siempre deje cocinar unos minutos antes de cada prueba para asegurar que los sabores se han combinado bien.

En el caso espécifio de esta praparación donde se utilizár dos litros de salsa de tomate se requirieron 4 cucharadas de azucar y el jugo de dos limones y medio.



Una vez que se ha obtenido el sabor deseado, coloque en la olla las dos mitades de remolacha previamente peladas y lavadas, deje cocinar por unos 10 a 15 minutos a fuego moderado y revolviendo constantemente. La remolacha va a contribuir a darle un color muy especial a la salsa, va a hacer que el rojo se vea mas intenso, también va a contribuir a moderar el sabor de la azúcar con la fructosa que libera. Luego de esto retirar y descartar las remolachas.



La cocción:

Coloque los pimentones rellenos en la olla, también las albóndigas (si hizo algunas), en la medida que coloca los pimentones, con una cuchara mójelos bien con la salsa del fondo de la olla. Tape la olla y cocine a fuego lento (lo mas bajo posible) mójelos bien con la salsa del fondo de la olla. Tape la olla y cocine a fuego lento (lo más bajo posible) por tantas horas como puede, trate de que no hierva o que lo haga muy suavemente. Dependiendo del fuego y la cantidad, entre dos o tres horas de cocción.




Mi abuela decía: “Hay que cocinarlos hasta que la salsa, tenga el sabor del pimentón y la carne, el pimentón tenga el sabor de la salsa y la carne, y la carne tenga el sabor de la salsa y el pimentón…”


El toque final:
Sacar con mucho cuidado los pimentones y las albóndigas de lo olla, los pimientos quedan tan tiernos que se pueden deshacer y colócales en la fuente donde los va a servir.



En una olla pequeña coloque 1 cucharada de mantequilla y una cucharada de harina por cada litro de salsa que queda en olla. Cocine bien hasta que la mantequilla se disuelva y siga cocinando un rato para que la harina se dore un poquito.



Lleve la salsa a hervor y agregue la mezcla de harina y mantequilla mezcle constantemente para que no se formen grumos, las salsa va a espesar el punto es que cubra la parte posterior de una cuchara de madera.



Agregue la salsa espesada sobre los pimientos



y lleve a la mesa.



¡Buen provecho!

7 comentarios:

CABINA AÉREA dijo...

Carlos ......HELP ME, no me enseñes a jugar, sinó a cocinar...je,je.
Que fotos....!!!!

protheus dijo...

Caramba, "La Cocina de carlos", ya veo ese tomo en preparación. Y deja esas fotos "caseras" en el libro.

Jacqueline dijo...

Carlos, no me pelo estos pimentones. YO AMO LOS PIMENTONES RELLENOS. Gracias por tomarte el trabajo de hacer todas esas fotos y explicarlo todo en detalle. Siempre salgo contenta de tu blog.

helen dijo...

Yo los he hecho muchas veces pero con una receta que me traje de Hungria, pero ayer los hice al pie de la letra con tu receta(remolacha, soda y limon) y que diferencia!!!
Lo primero es el aroma a CASA del que se lleno este rincon del desierto, y el sabor...
Una nota: yo tengo problemas con mis hornillas que son muy dificiles de graduar asi que uso una olla que se puede poner el el horno y los tuve unas 2 horas a 200 C.
Your brother

Carlos dijo...

El aroma a Casa!, siiiii

Despues de esa comida sobro mucha salsa, creo que estuve dos semnas comiendo arros, pasta, ñoquis, papas con salsa de los piementones.

Que tristeza que se acabo, temgo que hacerlos de nuevo.....

hector dijo...

Mucho gusto Carlos, Hermano Eres barbaro, que delicia esos pimientos, voy a intentarlo el fin de semana...!!! tu bog es genial...

Coquito dijo...

Hola Carlos!
Hoy compro los ingredientes que me hacen falta y mañana mismo hago esta delicia. Ya te platicaré qué tal me fue.
Un abrazo y gracias por compartir esto con nosotros!!! :)