jueves, junio 01, 2006

Se mueren mis amigos….

Ya he llegado a la edad donde periódicamente te enteras de que alguien que uno conocía, contemporáneo ha muerto, bien sea por una enfermedad, un infarto o un atraco.

En julio (22) cumplo 55 años, ya he sobrevivido a mi padre 5, se fue cuando apenas había cumplido 50.

Lo único que me preocupa, es poder vivir y tener fuerzas para trabajar hasta ver a mis pequeños hijos encaminados, después, misión cumplida y que sea lo que el destino indique.

Ese fue el único aspecto que no tome en cuenta cuando decidí rehacer mi vida y tener hijos nuevamente, no me percaté de que llegaría a esa edad crítica siendo ellos unas criaturas todavía.

La vida es muy frágil, aunque alguno de ustedes sea ateo, si quieren ver un milagro, mírense en el espejo. ¿Cuántas cosas pasan dentro de nosotros para estar vivos? Ese complejo organismo lleno de tantos sistemas, conexiones, procesos electroquímicos y que además piensa, ama, teme, se comunica, recuerda e interpreta, funciona por pura casualidad. Ahora estamos y por cualquier “pendejada” ya no estaremos.

Tal vez en otros tiempos, estas cosas me hubiesen deprimido pero hoy las veo como que simplemente tengo el don de la vida, eso que me han prestado por un rato y debo disfrutarla, y hacer con ella cosas positivas hasta que me sea permitido.

Mi recomendación a todos: En su vida, no importa lo que hagan, que eso que hagan los haga felices a ustedes y a los suyos, sin afectar en forma negativa a los demás.

La vida es bella y como yo si creo, le doy gracias a Dios por permitirme vivirla.

5 comentarios:

CABINA AÉREA dijo...

Querido Amigo..tus palabras son tan ciertas como que todos los días sale el sol (a menos que vivas en Inglaterra..je,je)
En 2004 murió mi mamama (una de las personas que más he amado en la vida, mi hijo -que no nació- y luego, después de una larga agonía, el primer amor de mi "larga y azaroza" existencia...y heme aquí, caminando hacia un futuro incierto, a todas luces maravilloso, con dos retoños hermosos...mi mejor creación...gracias por tus -aunque "lamentablemente muuuy esporádico"- hermosos post cargados de reflexiones y amor.
Un beso, EBE

milsabores dijo...

Tienes toda la razón. Solo debemos vivir haciendo el bien y disfrutando cada día, dejando lo mejor de nosotros para nuestros hijos y seres que nos quieren.

Generalmente creemos que la muerte tiene una edad, pero eso tampoco es cierto.

Recibe un fuerte abrazo
María Luisa

Troka dijo...

Gracias por ese mensaje....me viene muy a dedo ahora que estoy a poco de terminar la 3ra década.
un abrazo!

Naky Soto dijo...

¡Carlos! ¡tú estás empeñado en aguarme los ojos!

¡Que bonito que eres! ¿Sabes lo que creo? ¡No hay forma buen hombre! No hay forma que a un tipo con tus características espirituales, no le sea concedida la fortuna de ver crecer a quienes ama. Tú labras esa ruta, y el amor siempre opera a favor de nuestras búsquedas.

¡Pero que bonito eres!

Un abrazo grandísimo y la lágrimita que me salió...

protheus dijo...

Carlos, nacer es el primer milagro. Trascender es el último. Algunos trascienden por sus grandes obras, a la vista de todos. Otros lo hacen a través de sus buenas acciones, la crianza de sus hijos, etc.
Hay quienes nacen, crecen, se reproducen y mueren.
Quiero pensar que pertenezco al segundo grupo. El primero? No aspiré nunca a él, y temo y desconfío del tercero.