sábado, junio 04, 2011

Reflexiones a las puertas de la tercera edad

Haz clic en el dibujo para bajar un PPTDentro de muy poco tiempo (el 22 de Julio) voy a cumplir 60 años de edad. Supongo que eso de la tercera edad viene un poco de la tradición judía de desear felicidad y vida hasta los 120 y así se divide la vida en cuatro partes  0-29, 30-59, 60-89 y 90-120.

La verdad es que ese tercer cuarto  es, en la mayoría de los casos, mucho mas corto y son realmente muy pocos los que llegan a la cuarta edad.

Hasta ahora la única ventaja que le he visto a la transición es que en muchos sitios pagaré el pasaje de transporte público con descuento y en algunos bancos e instituciones públicas tendré un trato especial…

Cuando la gente se entera de la cercanía de mis 60, sobre todo aquí en Europa, me preguntan si tengo planes de retirarme. Mi respuesta: “Esa palabra, por los momentos, no está en mi diccionario”. Pero en realidad si está y pienso en cada instante en eso, en el momento en que mi capacidad física y mental ya no me permitan tener el ritmo de vida que llevo, en especial en los últimos 15 años.

Dos/(o tres) (modos de)/vidas en una:

Modo externo:

Muy poca gente logra comprender y asimilar mi forma de vida que a su vez está dictando y dicta la de mi familia. Con alguna que otra interrupción de varios meses, los últimos 15 años han sido un peregrinar por el mundo trabajando 5 o 6 semanas en el exterior y regresando a casa por mas o menos una semana. Mi hijo Hans que tiene hoy 15 años me preguntaba cuando apenas comenzaba a hablar y yo estaba haciendo las maletas: “…¿papi, te vas a la oficina del avión?…” Brasil, México, USA, Canadá, Chile, Perú, Argentina, Inglaterra, Bélgica, Alemania, Italia, Ucrania, Marruecos, alguna que otra visita a China, Rusia, Turquía, Egipto, Arabia Saudita han sido mis oficinas en estos años.

Cuando me monto en el avión paso el interruptor a “modo externo” y comienzo a hacer la metamorfosis para convertirme en profesional veterano, con respuestas y soluciones sorprendentes a los problemas que se me plantean-

Mi vida social en el exterior es prácticamente nula. Salgo a  pasear, conocer, aprender las costumbres y forma de vida, el aspecto culinario, lúdico y también hacer algo de enoturismo. En los fines de semana, pueden pasar horas y días donde no abro la boca para hablar a menos que sea para decir gracias en el mostrador de un automercado o para pedir la comida y la bebida en un restaurante.

Por lo general mi relación con la gente que me contrata se mantiene en el estricto entorno laboral y con muy raras excepciones mantengo un contacto mayor con alguna que otra persona. La razón básica es generacional: la mayoría de las personas en el trabajo son jóvenes entre finales de la primera edad y comienzos de la segunda, solteros o recién casados con hijos bebés, todos con intereses y motivos de vida muy diferentes al mío. Si tengo una residencia digna, como ahora en Praga o cuando estaba en Canadá, donde dispongo de una una buena cocina, hago cenas de vez en cuando para agasajar a mis clientes o empleados de mis clientes. Para complacer la libido de vez en cuando me voy a un bar o a un cabaret para ver a las modelos, bailarinas y damas asistentes en todo su esplendor y belleza pero la cosa no pasa de lo pura recreación visual y recargo de las energías que motivan las fantasías.

Desde hace un par de años descubrí los audio libros. ellos me han llenado muchísimas horas en los largos vuelos y en los fines de semana en soledad. Mi biblioteca de audiolibros crece a razón de dos o tres libros al mes, los cuales leo (escucho) en su totalidad.

En la actualidad tengo también un sub-modo de vida al que llamo “modo cachifeo”, En Venezuela le llamamos “cachifear” a los trabajos de aseo y limpieza de la casa tales como lavar, limpiar, barrer, pasar coleto, recoger, ordenar y la peor de todas.. PLANCHAR!!!.

En el modo externo todos los días me acuesto solo, si en la noche me volteo y estiro el brazo lo que encuentro es una sabana o una almohada fría y en la mañana al despertarme no tengo quien me de el beso de buenos días…  y estoy seguro que a Blanca le pasa lo mismo…

Modo remoto:

Cuando llego al hotel o residencia del exterior y gracias a los “messengers y Skype”, paso el interruptor a “modo remoto”. Mientras aquí son las 6 de la tarde en Caracas es apenas mediodía, me comunico con mi pequeña empresa en Venezuela, resuelvo alguno que otro problema técnico, reviso alguna que otra oferta a algún cliente y hablo con clientes y proveedores. Blanca (mi esposa) ya está en la casa después de hacer las diligencias de la mañana, me comenta de lo que ha pasado, le comento de lo que me ha pasado, me pone al tanto de las contingencias de la casa y se desahoga sobre los problemas de vivir y tratar de sacar adelante a dos adolescentes prácticamente sola y sin mi ayuda. Ella tiene una vida muy difícil y es muy poco lo que yo puedo hacer desde aquí mas que escucharle, tolerar sus cambios de humor y tratar de darle mi opinión.

Afortunadamente Ricardo y Hans dentro de todo son hijos excepcionalmente buenos. Ricardo (19) es puro cariño, un poco despistado y que sueña despierto, es hogareño, es sano y muy inteligente, pudiese ser mejor estudiante pero la música, el sexo opuesto y las amistades se lo impiden (pregúntenle a mi mamá como era yo!) y sé que a la larga el sentido de responsabilidad y los valores que le hemos inculcado van a prevalecer y va a salir adelante con mucho éxito, su capacidad en enaltecer manejar en forma especial relaciones sociales  serán su pasaporte al éxito.

Hans por su parte, con su personalidad arisca, que no es de besar o abrazar, testarudo y también muy inteligente y excelente estudiante, también saldrá adelante. Al parecer toda la carga de simpatía relaciones sociales que teníamos en nuestros genes fue mal distribuida y le dimos demasiado a Ricardo y poco a Hans pero cada uno es especial y ambos capaces de acabar con la paciencia de Blanca y algunas veces la mía, uno por su despiste y otro por su testarudez! Internet y Skype me han permitido en muchas oportunidades apaciguar los conflictos, pero al final siempre quedan puntos suspensivos que la vida misma tendrá que canalizar.

El modo remoto me ha regalado el redescubrimiento de el “Yo padre de hijos adultos”. Daniel y Carolina, mis hijos grandes de mi primer matrimonio hoy son parte integral de mi vida gracias a Internet, en especial Carolina, mi hija adorada, con la que he redescubierto otro tipo de amor. El amor de padre e hijos adultos es especial y realmente para mi ha significado mucho mas de lo que nadie se puede imaginar.

Modo local:

Ocho días cada 5 semanas y 15 dos veces al año paso el interruptor a “modo local”. Llego a casa agotado bajo los efectos del “jet lag”. Dicen que el cuerpo necesita un día por cada hora de diferencia para acostumbrarse a un nuevo huso horario, trucos como no dormir el la noche anterior ayudan pero al final lo que pasa es que cuando apenas mi cuerpo ya esta en tono con el nuevo horario me tengo que ir de nuevo.

En 8 dás debo tratar de hacer mi labor de esposo, padre, gerente, hijo, mecánico, plomero, electricista, cocinero, jugador, etc., como que si no hubiese estado afuera por 5 semanas. Cuando se tiene que hacer muchas cosas en poco tiempo lo mas probable es que una o varias no se terminen o se ejecuten mal, si se trata de ser esposo y padre las que no se pudieron completar a cabalidad, al final de los 8 días lo que queda es un sabor amargo y una terrible sensación de fracaso y solo queda la esperanza de que la próxima vez lo hare mejor.

En los períodos largos de vacaciones las cosas cambian pero cuando estoy realmente comenzando a disfrutar del modo local me tengo que ir…

Preguntas para las cuales NO tengo respuesta final:

  • ¿Por qué no vendes todo en Venezuela y te traes tu familia a Europa?
  • ¿Cuando te vas a retirar?
  • ¿Que pasó con tu sueño de hacer un pequeño restaurante?
  • ¿Por qué no te dedicas a enseñar y dar clases sobre tu experiencia?
  • ¿Por qué no escribes un libro?
  • ¿Por qué tu familia no quiere emigrar?
  • ¿Eres feliz con la vida que llevas?
  • ¿Le temes a la muerte?

Preguntas para las que SI tengo respuesta definitiva:

  • ¿Por qué no dejas lo que estás haciendo y te vienes a Caracas con los tuyos? Esto tiene varias respuestas:
    • Estoy en el pico de mi capacidad creativa y productiva y no puedo hacer lo que hago en las condiciones actuales de mi país.
    • Jamás pudiera mantener el nivel de vida que tiene mi familia con solo los ingresos de mi actividad en Venezuela.
    • Amo mi trabajo y lo que hago. Lamentablemente los gobernantes de turno se han encargado de destruir toda posibilidad de que yo pueda aplicar mi experiencia en Venezuela con ingresos similares a los que tengo en el exterior.
    • Porque con mis ingresos le estoy garantizando la mejor educación y el mejor futuro posible a mis hijos
  • ¿Por qué no te divorcias de tu esposa, que ella viva su vida en Venezuela que se consiga un hombre allá y tu te consigues una pareja que quiera compartir contigo en el exterior? Esta pregunta tiene una sola respuesta:
    • ¡Porque los amo y nos amamos!
  • ¿Cuales son tus planes para la tercera edad?
    • ¡Seguir viviendo!

9 comentarios:

Yelitza dijo...

Estimado Carlos, soy nueva en estos de los Blogs, el suyo lo conseguí buscando recetas ya que me gusta mucha la cocina. Al leer esta entrada en particular me ha venido a la mente (ya que es una persona de mucha experiencia) preguntarle que le podría aconsejar a una joven Ing. Mecánico desempleada que no ve oportunidades de empleo y vida digna en nuestro querido país Venezuela.
Saludos desde Caracas, y ojalá siga cosechando éxitos en su vida personal y profesional y dejando recetas espectaculares en el blog!

Carlos dijo...

Yelitza, para comenzar preapara tu curriculum en ingles. Cuando lo tengas listo mándamelo por e-mail. Después de leerlo te puedo decir que oportunidades pudiesen existir. (si es que las hay)

Si no dominas el inglés, comienza por allí!

Anónimo dijo...

Las musas son unas caprichosas que aparecen cuando estamos revueltos...
Estoy segura que tus musas viven con las mías.
Te adoro.
Caro

Gabriella dijo...

Hola Carlos,soy Gabriella amiga de Valeria, te acuerdas de mi?? hace unos tres de anos entre a tu blog porque Valeria me conto que hacian "le bottiglie" y que tu tenias en tu blog el paso a paso. Asi fue como lo deje guardado en mis favoritos y de vez en cuando curioseo a ver que cosas nuevas preparas. Ayer leyendo tu post de "tres modo de vida en una" me senti un tanto identificada, desde 2009 vivo la mitad de mi vida en USA y la otra mitad en lo que queda de nuestra Venezuela. Te mando un fuerte abrazo y que pases un Feliz Dia del Padre!

Carlos dijo...

Gabriela Claro que me acuerdo! gracias por tenerme en tus favoritos. Un saludo en medio de un viaje entre Caracas y Praga

Prof. Yamir Aponte B. dijo...

Cada vez te admiro más...
Tu fiel seguidora!!

Carlos dijo...

Profe! Gracias

Creo que te bloquee accidentalemente de mi cuenta de facebook, no te encuentro. Ya eres mamá de nnuevo?

Diana dijo...

jajaja no sabía de esa tradición judia, pero siempre le he dicho a mi hija que viviré hasta los 120. Desde hace 2 años, a los 55, empecé a disfrutar de algunos de los beneficios de la tercera edad jajaja como cobrar la pensión de vejez y no hacer cola en los bancos. Lo importante querido Carlos para poder llegar a esa cuarta edad es cuidarnos, alimentarnos bien y evitar enojarnos. Cuando creas que vas a perder la paciencia con tus adorados adolescentes sigue el consejo de Diana Carolina, cuenta hacia atrás en números romanos, pronunciando cada letra: X (equis), IX (i exis), VIII (ve iii) jajajaja. Besos

VIAJES dijo...

Me parece un blog estupendo. Pablo