miércoles, julio 12, 2006

¡Papá, quiero ir a trabajar contigo!

A diferencia de muchos papas, yo no trabajo en una oficina, o un local comercial. Mi negocio en un taller donde se reparan equipos industriales, se fabrican tableros de control, se diseñan equipos electrónicos se fabrican aparatos especiales. No tiene aire acondicionado, las sillas no son butacas ejecutivas, y en vez de escritorios hay bancos de de trabajo. Se trabaja muy duro y con mucha presión, los proyectos siempre deben estar listos mañana, los clientes siempre quieren sus máquinas para ya.

Ricardo tiene 14 años y Hans tiene 10, no me había animado a llevarlos al taller y para ellos era algo como incógnito lo que yo hago, ellos saben que yo trabajo en fábricas, que instalo ascensores, que fabrico tableros de control, pero en realidad, poco sabían que significaba todo eso.

Ya llegaron las vacaciones escolares y ellos ya tienen la edad suficiente para ver en carne propia que es lo que hace papá y por qué llega tan cansado y a veces sucio y lleno de grasa a casa.

Yo tengo una navaja multiuso, esas que son alicate y tienen un montón de “cositas” como destornilladores, limas, etc., y una linterna de esas nuevas que no utilizan bombillo y que tienen una potencia increíble. Ellos siempre querían tocarla o jugar con ellas y yo no se los permitía. ¡Que emoción la de ellos cuando les compré una a cada uno de ellos! La condición es que la estrenarían en el negocio (el taller, como le decimos).

Ricardo y Hans son de personalidad muy diferente, el primero es extrovertido, conversador, curioso, pana, amigote, buena gente, simpático y despistado. Hans es serio, un poco introvertido, terco, testarudo, cuando hace bromas, son las pesadas. No suelta un beso a menos que se lo pidan, pero sabe demostrar amor a su manera. He notado que el pequeño tiene mas habilidad manual y mucha mas paciencia para las cosas mecánicas que el grande, pero difícil para los estudios. El grande es todo lo contrario, tiene mucha facilidad para aprender pero no es muy diestro con las manos.

Como es difícil estar pendiente de los dos, y tampoco tengo mucho espació físico, los chamos se turnarán, un día uno, un día el otro. Ambos estaban ansiosos y pendientes de la hora de salir.

La experiencia de Ricardo:

El primero fue Ricardo, ese día me toco en la calle y no fuimos a la oficina. Primero en la Yaguara (una zona industrial en el oeste de Caracas) para visitar unos clientes que tenían problemas con una máquina de inyección de plástico que repotenciamos. La impresión del niño cuando entró en la fábrica y vio esas gigantescas máquinas haciendo tobos de pintura, botellas para aceite, tapas paras las botellas, etc. La boca le llegaba a los tobillos. Cuando me vio sentado en el piso, revisando algo dentro de una máquina, como que no le gusto mucho…

Al día siguiente fuimos a la oficina, nuevamente con Ricardo, porque Hans todavía tenía un día de clases más. Ese día lo puse a trabajar, le enseñamos como utilizar un taladro y abrió un montón de agujeros en una plancha metálica que se convertirá en un tablero de control para un ascensor. Luego lo pusimos a remachar piezas con una remachadora de mano, y se encontró con su primera desilusión: El pensaba que tenía fuerza, pero no pudo poner ni un solo remache. Tiene 14 años con la pubertad efervescente, desarrollando los músculos pero no pudo…

Luego se puso a hacer unos agujeros con un taladro de pié y sufrió su primer accidente laboral, la tabla que estaba perforando se quedó enganchada en la mecha y comenzó a girara golpeándole la mano (nada grave mas que un susto). Mas tarde fuimos en busca de un material en un proveedor, se puso a jugar con una carretilla cargada con el material que nos llevaríamos, y de alguna forma que no me explico (será que la carretilla cobró vida), le dio un tremendo golpe a nivel del estómago que casi lo deja sin aire.

Llegamos a casa en la tarde, se bañó y quedó tendido, antes me dijo: “Papá ¡que difícil es trabajar!”

La experiencia de Hans:

Con Hans primero fui a donde un cliente a buscar el ‘vil metal” y unas órdenes de trabajo. Saludó se sentó en un silla, no dijo una palabra. Le mostré los tableros que fabricamos y quedó encantado. Dijo: ¿todo eso es lo que vamos a hacer?

Cuando llegamos al taller, estaba impresionado, le daba miedo tocar pero preguntaba todo ¿Qué es esto? ¿Para qué sirve? Ponme a hacer algo para no aburrirme…

Lamentablemente la altura no le da y me dio miedo que se parara sobre el banco de trabajo para poner cables en un tablero, así que lo puse a trabajar con uno de los técnicos, éste lo dio cables para que los pelara y les pusiera la identificación y los terminales. Luego puso cables en la parte baja del tablero. Pero el éxtasis llego cuando me vio que yo estaba soldando unos componentes en una tarjeta de circuito impreso. ¿Cómo se suelda? ¡Yo quiero, yo quiero! Pues me animé y le enseñe a soldar. Se volvió loco de la emoción, hizo mas de 100 puntos de soldadura. Recogió las herramientas, botó la basura y ordenó.

Imagen 002


El próximo día:

Le toca a Ricardo, pero éste le dio el turno a su hermano, está muy cansado de todo un año de clases y quiere descansar… Hans dijo, entonces yo voy porque hay que ayudar a papá porque tiene que entregar un tablero el viernes y es ¡demasiado trabajo!

Hans está feliz de la vida que va a trabajar, y ya hace preguntas como ¿y esto será nuestro también? ¿Cuándo sea grande yo voy a mandar aquí?....

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Se me llenaron los ojos de Lagrimas!
¿no suena un poco como Carlos y Ruben en Soruca, Radio Continente...?

Ruben dijo...

Me parece excelente que hayas sacado la prueba esa para dislexicos que tenias en la pagina de los comentarios, a veces me sentia como supperman tratando de hace desaparecer a myxeplckl
y.b.

Ruben dijo...

el primer comentario tambien es mio
Y.B.

Carlos dijo...

Ruben, cuando lo estaba escribiendo, y mas cuando vi la foto publicada, tambi/en se me salieron las lágrimas. Y me recordé de Saruca, y me priemer accidente jugando con el taladro de pie Craftman (tengo uno idéntico). Y me acord;e de Radio Continente cuando montábamos el "estudio 5" y de mi proemr viaje a Carora.

Por algún motivo del destino he termniada haciendo cosas similares a las que hacía papá, mas tecnología, mas divercificado pero básicamente Eliconsa es una Soruca. Un paraiso para un niño curioso, un mundo com infinitas posibilidades para aprender. Una locura del día a día.

Si quité la verificación porque muchos, entre ellos mamá, me han dicho que quieren dejar comentarios pero no pueden. Me parece una descripción buenísima eso de la prieba para dislexicos

CABINA AÉREA dijo...

Mi niño que bello, que hermoso, que manera de postear y acompañar el texto con imagenes....de veras que eres un niño especial...me volví una escolar y recorrí con tus hijos ese "tour"... yo, con mi torpeza manual, tumbando cosas y haciendo huecos en el lugar equivocado y tu y tus chamos riéndose de mi. Que Nota...
Mil besos, me encanta este blog....
¿Sabes quien lo diseño?..je.je.je
PD: Cuando puedas has una remembranza completa con pelos y señales de las aventuras interplanetarias de Rubén y el Niño Cheff, vael?

protheus dijo...

Difícil comentar.
Primero, que la vida es bella. Suena a estupidez, pero ¡qué belleza compartir así con los hijos!
Segundo, me recordaste a mí con la boca abierta en la imprenta de mi querido padre,llenos de asombro él y yo.
Tercero, quería felicitarte por el nuevo diseño de tu blog. Mucho mejor.

Rui Pedro dijo...

Que bonito relato! Lembro-me que quando entrei pela primeira vez no escritório do meu pai tinha uns 6 anos e fiquei horrorizado porque o ar condicionada transformava um dia de verão num dia muito frio de inverno. Talvez esta página possa dar umas ideias de projecto para o Hans:

http://sci-toys.com/scitoys/scitoys/radio/ten_minute_radio.html

Cumprimentos!

Rui

Rui Pedro dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Rui Pedro dijo...

( ... /ten_minute_radio.html )

Consuelo dijo...

Que impresionante ¡¡ Y será que siguen tus pasos? Debes estar super orgulloso....Ahh a veces me pregunto si querre que mi hijo sea abogado, dejare que pase el tiempo y solo le pido a Dios permita que yo deje ser a mi hijo lo que quiera ser, plenamente y sin condiciones...

Ahhh es que uno siempre quiere lo mejor para ellos y en mi caso sentiria un poco mas de confianza si tomara mi oficio, pero otras no...en fin CONFUSIONES DE UNA MADRE.

Y por lo demas jamas borraria tu comentario de mi blog, porque resulta acertado, porque forma parte de esto que me gusta y en fin quiero que siga allí justo donde está¡¡¡ Gracias... cariños y felicidades a ti y a tu esposa por esa belleza de niños que tienen

Troka dijo...

Inevitable no remontarme a aquella primera vez que acompañé a mi papá a su trabajo como gerente de ventas en una fabrica de cartón corrugado, su oficina llena de cositas y que aunque no era muy amplia para mi era enorme. Luego recorrer la planta de corrugado, impresionante. Tendrán unas divertidas vacaciones tus muchachos.
Por cierto, gracias por la visita!
Abur.-

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Podría escribirte tantas cosas.No quiero abusar.

Tan sólo se me ocurre felicitarte por el como eres.

Todo lo mejor para ti y todos los tuyos.

Naky Soto dijo...

Carlos querido:

Tú y tus posts tienen sobre mí, el mismo efecto que las películas de Hallmark Channell: siempre lloro.

Y lloro porque es bonito, porque es edificante tu mirada y tu quehacer, y tu manera de decirnos lo que vas siendo...

Le sumas créditos a mi esperanza de un mundo que se decanta en las biografías de optimistas como tú.

Un abrazo gigante,

Pagana dijo...

Hola Carlos amigo querido, por aquí estoy volviendo, sigo con esta gripe que me apachurra, pero voy sobreviviendo :D

Me he encontrado con muchos cambios en tu blog! me gusta mucho como ha quedado :D y me dio gusto que hablaras de tus chicos también. Cuantas diferencias entre uno y otro... lo bueno, es que en su diferencia se ve que los dos hacen el mejor esfuerzo.

Felicitaciones padre.

Un abrazo, mi amigo :D

helen dijo...

mi querido hermano:
hacias dias que Rubén me habia dicho que tenía que leer las aventuras de mis sobrinos trabajando con su papi.
muchas sensaciones corren en mi cabeza y corazón:
primero,se me caian las lágrimas,no se sies por el amor que les tengo a mis sobrinos,o por la similitud de los cuentos de Ruben cuando eran chicos y tu viejo les enseño tantas cosas,
o por el hecho que soy adicta a las soldaduras y aparatos y maquinarias por mi profesión,
o porque siempre siento que YO TENIA que HABER CONOCIDO a Tu viejo
y que hubieramos sido muy buenos amigos o porque estoy feliz
de ser parte de esta familia tan especial o...
POR TODO JUNTO !!!!
los quiero tanto....
Helen