lunes, enero 08, 2007

Difícil decisión

Desde 1.997 hasta el 2.003 me la pasé viajando y no precisamente por placer. Una empresa multinacional se encariñó con mi forma de hacer las cosas y mi especialidad poco común, durante todos esos años mi vida pasó entre las butacas de los aviones, las camas de los hoteles, pequeños apartamentos en algunas ciudades donde tenia que pasar mas tiempo, fabricas, oficinas y una gran diversidad de gentes. Mi vida era cuatro o cinco semanas fuera, una semana en casa.

Hubo años donde tuve mas de 12 entradas a Europa, 20 entradas a Brasil, otro tanto en México, y ni hablar Chile, Canadá y Perú.

Me estaba perdiendo lo mejor del crecimiento de mis hijos, era el papá bueno que no regañaba y que llevaba regalos, el que les permitió viajar a muchos sitios gracias a las millas aéreas acumuladas, y llegó el momento de parar. Desde el 2.003 Hasta el año pasado hice apenas unos 2 viajes anuales en promedio y muy cortos, solo para atender “emergencias”. Disfruté al máximo a mis hijos, mi casa y mi familia, le di nueva vida a mi negocio y por sobre todo, ¡aprendí a vivir de nuevo en pareja!, si, durante todos esos años solo era el esposo que proveía y visitaba pero no convivía.

Resulta que esa misma empresa me dice ahora que quiere mis servicios pero esta vez para un proyecto muy importante que se desarrollará en Rusia y la República Checa. Mi base de operaciones sería Bruselas (mi ciudad favorita de Europa) con viajes frecuentes a esos dos sitios. La paga demasiado tentadora así como las condiciones de trabajo. Un proyecto de 9 extensible a 12 meses y con la usual política de 5 semanas afuera una semana en Caracas o bien puedo llevar a mi familia de visita a Europa en vez de venir a Venezuela una semana.

Les soy franco, yo estaba dudoso de aceptar, tengo muchos proyectos aquí que me hacen pensarlo dos y tres veces pero después de largas conversaciones familiares donde todos sin excepción tuvieron voz y voto, decidimos que aceptar era la mejor decisión y así poder consolidar nuestra estabilidad económica y asegurar el futuro de los muchachos.

Estoy asustado, no va a ser fácil para nadie. Para mí que voy a estar lejos, va a ser difícil, pero para Blanca va a ser más aún. Muchas de las cosas que hacemos en equipo serán de nuevo solo su responsabilidad, incluyendo el manejo de mi empresa, la educación de los chamos y el manejo diario de la casa.

Voy a una actividad que representa uno de los mayores retos que he tenido desde el punto de vista profesional y personal. Los proyectos que voy a gerenciar son complejos y en líneas de producción y tecnologías con las que nunca había trabajado. También voy a trabajar con gente que solo me conoce por referencia lo que representa más presión aún.

A mi me gusta siempre dar gracias a Dios por que ha sido bueno y generoso conmigo, pero esta vez también le voy a pedir, aparte de salud, le pido que le de fuerzas a Blanca para soportar lo que le viene, y que esta prueba solo afiance más el amor y el respeto que sentimos uno por el otro.

6 comentarios:

RomRod dijo...

difícil decisión, pero después del discursito de ayer del que te conté, como que es mejor explorar este tipo de oportunidades. Un abrazo!

Troka dijo...

uno de los pasos está dado y es la decisión en familia....lo que viene ahora es aguante y paciencia, sobre todo porque ya tienes la meta definida.
Abrazos!

CABINA AÉREA dijo...

Bravo mi niño...vuela alto, muy alto..blanca y los peques estaran bien

MilSabores dijo...

Felicitaciones... pero y... me pregunto...?Por que no irse todos?

Mil Orillas dijo...

Carlos, felicitaciones. Será duro pero tendrá su recompensa. Eres afortunado, valoran tu trabajo y tu capacidad. Eso es algo que, aunque debería darse por descontado, no sucede. Suerte y fuerza. Mil buenos deseos!

Mil Orillas dijo...

Carlos, felicitaciones. Será duro pero tendrá su recompensa. Eres afortunado, valoran tu trabajo y tu capacidad. Eso es algo que, aunque debería darse por descontado, no sucede. Suerte y fuerza. Mil buenos deseos!